​Como acertar en la compra de una vivienda

 Como acertar en la compra de una vivienda
8 jul 2019

Cuando se llega a cierta edad, una de las máximas de la vida de mucha gente es ser propietario de una casa. Pero puede que esto se convierta en algo tedioso y lejano en el tiempo que puede desquiciarnos si es la primera vez que lo hacemos o si no contamos con cierta información que nos puede ser muy útil. Por eso, en este post queremos vamos a contarte que 7 cosas debes saber para acertar en la compra de una vivienda.

Ten en cuenta lo siguiente

La compra de una casa se ve afectada principalmente por el presupuesto del que se disponga para comprar y por ser algo que se, en muchos casos, se realiza una vez en la vida y hay que llevar cuidado. Contar con un presupuesto aproximado de lo que queremos gastarnos, estamos dispuestos a gastarnos o podemos gastarnos en una vivienda es esencial. Esto nos ayudará a elegir la mejor opción dentro de nuestro presupuesto. Sin embargo, el lugar debe estar en buen estado y merecer la pena para invertir en él. Por otro lado, puesto que es algo que se realiza, en muchos casos, solo una vez en la vida, este llevar cuidado, significa poner especial cuidado en dónde y cómo realizamos la inversión de nuestro hogar. Con el fin de evitar posibles timos adquiere tu vivienda con una inmobiliaria de confianza.

No le des muchas vueltas

Está claro que adquirir una casa es una inversión muy grande. En muchas ocasiones hay que pedir un préstamo que habrá que pagar durante años y hay que evitar posibles timos y ser cautos. Además hay que mirar muy bien que se compra, porque hay ofertas que no merecen la pena por el mal estado de las viviendas. Sin embargo tampoco es recomendable darle muchas vueltas, sobre todo si encontramos una oferta que nos ha convencido. Hay que ser cauto pero no tener miedo. Por ello, la mejor forma para acertar en la compra de una vivienda consiste en personarse las cosas bien pero tampoco demorarlo demasiado.

Se siempre realista

Adquirir que te puedas permitir. Esto no quiere decir que debas ajustarte a un presupuesto cerrado y tengas que buscar una vivienda que se ajuste a eso y solo a eso. Es importante dejar un poco de margen ante una posible oferta que podamos encontrar. Pero debes ser realista y no meterte en una inversión a la que no puedas hacer frente. Para ello calcula bien lo que ganas, réstale tus gastos fijos y súmale los ahorros que tienes. Así podrás hacerte una idea aproximada de a qué tipo de hipoteca o inversión puedes hacer frente.En las viviendas de nueva construcción no suele haber problema. El precio es el que es. Pero, cuidado con las casas de segunda mano. A la hora de comprar una vivienda de este tipo, debes contar, no solo la inversión inicial de la compra si no el tipo de reformas que vas a tener que realizar en ella. Si las reformas van a tener que superar la inversión de la compra, o si te merece la pena realizar una inversión en este tipo de hogares para luego reformarla.

Infórmate bien antes de pedir una hipoteca

Lógicamente el factor económico es el que más nos importa. Y esto pasa tanto si disponemos del dinero como si tenemos que pedir una hipoteca. Por ello debemos conocer bien todo a cerca de la hipoteca que nos ofrece nuestro banco. Si dicha hipoteca nos va a cubrir el 100% de los gastos o solo una parte o cuanto vamos a tener que pagar de intereses. Para no equivocarnos y lanzarnos a la piscina pidiendo una hipoteca, lo mejor es acudir a nuestro banco y solicitar toda la información necesaria. Ten en cuenta que éste realizará un estudio para ver si te la dan o no. Si ya sabes que tu banco sí te da la hipoteca, compara en otras entidades bancarias. La letra pequeña puede variar de una entidad a otra. Revisa bien cualquier posible cláusula que nos pueda repercutir negativamente en un futuro. Todo ello nos evitará cualquier susto en el futuro.

Guarda dinero para amueblarla

Cuando la casa es de segunda mano, y hay que reformarla, dedicamos mucho presupuesto a esto. Ten en cuenta que debes guardar algo para amueblarla. Además pueden surgir imprevistos en cualquier momento. Por ello, reserva una parte del presupuesto para la compra de muebles y posibles imprevistos. Para ello, nuestro consejo es que no adquieras una deuda de más del 30% de lo que ingresas.

El escenario perfecto es no endeudarse por encima del 30 % de los ingresos que tengas.

Cualquier momento puede ser un buen momento

Si esperamos el momento indicado para comprar una vivienda puede que éste nunca llegue. Hemos escuchado que va a subir el IVA, a un familiar no le gusta el sitio donde está, te han comentado que el mercado inmobiliario ha ido a pique. Todo ello hace que jamás podamos comprar.Por ello debes tenerlo muy claro y no dejarte influenciar por nada ni por nadie. Que no te importe ni la situación del mercado ni lo que te digan tus familiares. Lo que debes hacer es buscar y comprar precios con el fin de encontrar aquella vivienda que se adapta a tus circunstancias económicas y personales. Si conoces bien el mercado tomarás la mejor decisión. Pero no te dejes aconsejar demasiado. Es una decisión muy importante que no se toma todos los días y solo tú conoces realmente tus posibilidades económicas, tus necesidades y tus gustos.

Lo primero que ves no es siempre lo que parece

La impaciencia es un gran defecto a la hora de comprar una vivienda. Hay que llevar cuidado pero sin caer en extremos desorbitados. Con esto queremos decir que, visites las casas y conozcas la zona, pero no siempre lo primero que ves es la realidad. Puede que la casa que has visitado cuente con desperfectos que no desconocemos, que nos muestren otro inmueble que nos guste mucho más o que lo que estamos viendo no nos convenga. Por ello, no hay que dejarse llevar por primeras impresiones pues esto es algo para toda la vida. El consejo que te damos es que vayas a ver una casa, si te gusta sigas viendo más opciones, si te sigue gustando entre todas las que has visto y pasados unos días sigues con la idea de esa vivienda en tu cabeza, es que has encontrado la tuya.

Pedir ayuda profesional puede salvarnos

Muchas veces no se acude a una inmobiliaria para pedir asesoramiento porque se tiene la creencia de que se va a pagar más dinero que si la ves por tu cuenta. Pero esta puede ser una buena opción, aunque haya que pagar, para conseguir la mejor opción calidad precio. En una inmobiliaria, sus agentes conoce bien el sector y las casas. Están acostumbrados a ello y tienen una visión más objetiva. Sus servicios son muy variados y podrán ayudarte en cualquier aspecto o duda de la pre-venta, del momento de la venta, así como en la post-venta.

Si tienes cualquier duda a la hora de adquirir un inmueble, en Demecasas, no solo encontramos la vivienda de tus sueños, si no que te acompañamos en todo el proceso desde la pre-venta hasta la post-venta.

Propiedades




No se han encontrado inmuebles que coincidan con su búsqueda.





© 2020 Demecasas. Nota legal · Privacidad · Mapa Web

Diseño: Mediaelx